¿Por qué traducir?

¿Por qué traducir?

Aunque las razones varían, hay muchas motivaciones a favor de fomentar la traducción en una gran variedad de contextos, tanto económicos como culturales. Por ejemplo, lograr un acceso más amplio a los contenidos.

En un contexto económico y comercial, la posibilidad de alcanzar nuevas audiencias y mercados es un objetivo que muchas empresas desean lograr. Crear contenido que esté disponible en otros idiomas amplía el potencial de consumidores para nuestro negocio. Por ejemplo, redactar un artículo en un idioma concreto, como francés, chino o español, y que esté disponible en otro (inglés o alemán, por ejemplo) logra llamar la atención de un público que aumenta en miles de millones.

La labor del traductor profesional en este sentido resulta esencial si lo que se persigue es lograr traducciones exactas y precisas que transmitan sin ningún género de dudas la esencia del mensaje original. Y es que en un mundo globalizado, con la tecnología móvil expandiéndose por todo el mundo, muchos millones de personas se comunican online, aumentando la demanda de contenidos en sus propias lenguas maternas.

En un contexto cultural, la traducción permite a comunidades con lenguas menos habladas promocionar las mismas y su cultura. La UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) estima que cerca de 6.000 lenguas que se hablan actualmente están en peligro de extinción (Ver enlace). Con la pérdida de una lengua viene una pérdida cultural incalculable. Fomentar la traducción directa e inversa revitaliza dichas lenguas y sus culturas.

En términos generales, la traducción nos permite entender el mundo.

Visit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On Linkedin